En  la Emergencia de la Pediatría del Hospital Roosevelt se habilitó  la ampliación  que  cuenta  con un área de chock,  área de estabilización y observación con cinco camas, un cuarto de aislamiento, además de dos baños con ducha, un cuarto de utensilios médicos y medicamentos.